jueves, 17 de noviembre de 2016

Madinat al-Zahra, 1236-2009. Presentación de libro



El próximo martes 22 de noviembre, a las 19.30 horas, se presenta en la Delegación Territorial de Cultura en Córdoba (Calle Capitulares, frente al Ayuntamiento y Templo Romano) el libro "Evolución histórica del territorio de Madinat al-Zahra, 1236-2009", del que somos autores Martín Torres Márquez y yo mismo. Estáis todos invitados.


Nota de prensa publicada en la web del Conjunto Arqueológico:

El martes, 22 de noviembre a las 19:30 horas de la tarde, la Consejería de Cultura presenta este libro, cuyos autores son Juan Bautista Carpio Dueñas y Martín Torres Márquez, en el Salón de Actos de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte, en Calle Capitulares, 2.
La publicación desarrolla la investigación encargada por el Conjunto Arqueológico Madinat al-Zahra como estudio previo a la redacción del Plan Director de la institución. El estudio parte de un doble enfoque, histórico y geográfico, proporcionando nuevos datos para el conocimiento de Madinat al-Zahra y su entorno, tras la destrucción y abandono de la ciudad califal.

PRESENTACIÓN

La historia de Madinat al-Zahra entre los terribles años de la fitna del califato y la conquista castellana de Córdoba está aún envuelta en brumas, a medio camino entre lo intuido y la nostalgia que nos transmiten las fuentes. Este precario conocimiento, apenas sustentado en unos cuantos textos, zozobra de forma sistemática cuando a la que fuera espléndida ciudad califal se la comience a conocer con el eufemístico “Córdoba la Vieja”, como se la dio en llamar, parece ser, a partir de la entrada de Fernando III en Córdoba.

1236. En esta fecha da comienzo un proceso de transformación de lo que fue Madinat al-Zahra, o lo que de ella quedaba, y su territorio, muy mal conocido, por no decir prácticamente desconocido, hasta ahora en que este estudio, centrado sobre el amplio ámbito territorial influenciado por la urbe califal, arroja luz sobre qué ha pasado en él desde aquel año hasta la actualidad.
Su doble enfoque, histórico y geográfico, de la mano respectivamente de Juan Bautista Carpio y Martín Torres, propone una interpretación novedosa que abunda en el conocimiento de la propia Madinat al-Zahra tras su “desaparición”, desterrando algunos mitos sobre su desvanecimiento material que ha fijado la historiografía ya desde el siglo XIII, y algunos estereotipos e ideas preconcebidas sobre la evolución y los usos del territorio histórico de la ciudad.

Una investigación minuciosa y profunda de fuentes históricas nunca explotadas y un agudo análisis geográfico, sustentan una obra que nació como un estudio en el contexto de la elaboración del Plan Director de Madinat al-Zahra, pero que merece tener “vida propia”.

Con este libro, en el que se aúnan la frescura y el lenguaje directo propios de los “informes” y la precisión y profundidad del más impecable rigor científico, se da comienzo a una serie de monografías sobre Madinat al-Zahra que constituyen el complemento necesario de los Cuadernos, la revista de difusión científica del conjunto arqueológico. Ambos tienen esa vocación de continuidad que se desea a las cosas bien hechas.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

La Plaza del Potro: el corazón de la ciudad


El próximo viernes día 4 de noviembre, a las 11 horas, estaré en la Posada del Potro (Córdoba) para hablar de una de las plazas más importantes de la ciudad, dentro del programa "Diálogos con la cultura" organizados por la Facultad de Filosofía y Letras de la UCO, y que durante este mes se dedican al mes de Julio Romero de Torres (entrada libre hasta completar aforo).

En la Edad Media, las ciudades eran consideradas como un ser vivo, al que se atribuían cualidades humanas. Tenían personalidad jurídica que les permitía ser, por ejemplo, titulares de señoríos; y podían aplicársele atributos como los de muy noble y muy leal, que recibía la propia Córdoba.

Si humanizamos la Córdoba de los últimos mil años, quizá tendríamos que situar su alma en la Mezquita, su cerebro en el Alcázar, sus pulmones en la falda de la Sierra y su corazón, indiscutiblemente, en la Plaza del Potro. Porque el corazón hay que buscarlo junto al Guadalquivir, esa arteria que ha dado vida a la ciudad desde sus orígenes, y en las proximidades del límite entre la Villa y la Axerquía, los dos hemisferios en los que se divide el casco histórico de Córdoba. Y aquí es donde se encuentra la Plaza del Potro.

Una plaza que, como buen corazón, ha actuado como motor de la ciudad. Su ritmo ha determinado el pulso ofrecido por Córdoba. Ese pulso rápido, casi acelerado, de viajeros, artesanos, buscavidas, comerciantes, prostitutas, mesoneros, pobres y jugadores, entremezclados en el centro de la vida económica cordobesa de los inicios del S. XVI. O ese otro pulso pausado, casi agónico, de una ciudad en crisis, triste y lejana imagen de lo que fue, pero en la que comenzarán a brotar las primeras iniciativas artísticas y culturales de la Córdoba contemporánea: el Museo de Pinturas, la Biblioteca, la Academia, la Escuela de Bellas Artes, o la de Música. O, por último, ese pulso tranquilo pero vital, turístico pero sin masificación, con clara vocación cultural y patrimonial, que caracteriza a nuestra plaza, y con ella a Córdoba, en estos inicios del siglo XXI.

Por todo ello, la Plaza del Potro es el corazón de la ciudad. Un corazón al que nos acercaremos a través de toda una red circulatoria urbana que conforma uno de los barrios más activos de la Córdoba medieval y moderna, San Nicolás de la Axerquía. Y entraremos desde el barrio hasta la Plaza del Potro, la del comercio y la industria; la de pillos, rateros y truhanes reunidos en torno a los mesones y la mancebía;  la de Cervantes, Góngora y, por supuesto, Julio Romero de Torres.




lunes, 31 de octubre de 2016

716: Córdoba, capital de al-Andalus


Cuando, en el año 711, las tropas musulmanas entran en la Península Ibérica cruzando el Estrecho de Gibraltar, lo hacen teóricamente para ayudar a uno de los bandos que se disputan el poder en un reino visigodo que está atravesando una importante crisis. La escasa documentación disponible nos lleva a pensar que durante los primeros años, ni siquiera los conquistadores musulmanes tenían muy claro si asentar su nuevo dominio europeo o si regresar aprovechando el importante botín conseguido. El fortalecimiento de la presencia musulmana en la Península se producirá en el año 716, cuando el gobernador al-Hurr traslade la capital administrativa a Córdoba y comience una reorganización política y fiscal que terminará con la consolidación de la nueva provincia del Estado Islámico: al-Andalus.

Al cumplirse los 1.300 años de capitalidad cordobesa, desde el Museo Arqueológico de Córdoba se ha planificado una pequeña pero completa exposición temporal centrada en los tiempos del nacimiento de al-Andalus. La pequeña sala se ha preparado en esta ocasión como una línea del tiempo que avanza desde la etapa final del reino visigodo hasta la llegada de Abd al-Rahman I y la proclamación del Emirato Independiente. La pared izquierda nos muestra una evolución de las monedas de los siglos VII y VIII. Porque disponer de estas monedas suponía tener la posibilidad de levantar templos y palacios, de mantener la estructura política y defensiva, de asegurar la paz y la prosperidad de las tierras. Entre estos elementos destacan varias piezas procedentes del Museo PRASA Torrecampo, como tres monedas de oro visigodas del siglo VII, dos precintos de plomo que habrían sido utilizados con toda probabilidad para sellar las sacas que contenían las monedas destinadas al pago de los ejércitos que participaron en la conquista musulmana y un interesante ejemplar de las primeras acuñaciones musulmanas en la Península Ibérica, acuñado en oro y con la leyenda en latín. Junto a ellas, se exponen algunos ejemplares de la magnífica colección numismática del Museo Arqueológico y un sugerente conjunto hallado en una tumba en las excavaciones de Cercadillas.

Frente a las monedas se exponen una serie de capiteles ordenados también cronológicamente y siguiendo esa misma línea que comienza en época visigoda y desemboca, tras una interesante vitrina que muestra una selección de cerámicas emirales del yacimiento de Cercadillas, en una pieza que se ha interpretado como el mihrab original de la primitiva mezquita levantada por Abd al-Rahman I.
Mihrab de la Mezquita de Abd al-Rahman I

La exposicion, comisariada por María Dolores Baena, directora del Museo Arqueológico de Córdoba, y Alberto Canto, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, está organizada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con la colaboración de la Fundación PRASA. Y vuelve a ser una cita imprescindible para el otoño cordobés. La muestra estará abierta hasta fines del mes de enero, y os recuerdo que la visita es altamente recomendable.

Enlaces:

Web del Museo
Noticias de prensa sobre la inauguración: Diario Córdoba, El Día de Córdoba, ABC Córdoba, La Vanguardia, Agencia Europa Press, Cordopolis, La Información.

Lola Baena y Alberto Canto, comisarios de la exposición.

domingo, 30 de octubre de 2016

Una moneda del Museo PRASA Torrecampo, pieza del mes del Arqueológico de Córdoba



Una moneda de las colecciones del Museo PRASA Torrecampo, concretamente un "sólido de conquista" o "dinar indiccional", acuñado entre los años 712 y 713, será el protagonista hoy domingo, a las 13 horas, de la presentación de la Pieza del Mes del Museo Arqueológico de Córdoba. Se trata de una interesante muestra de las primeras acuñaciones realizadas por los musulmanes en la Península Ibérica, en oro y con la leyenda aún en latín, destinadas esencialmente al pago de las tropas que participaron en la conquista.

La charla estará a cargo de Alberto Canto, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y una verdadera autoridad en numismática andalusí, que además es comisario, junto a María Dolores Baena, de la exposición 716: Córdoba, capital de al-Andalus que se muestra en el Museo Arqueológico.

jueves, 27 de octubre de 2016

Noviembre en Córdoba: mes de Julio Romero de Torres

Con Teo Fernández (ÉraseunavezCórdoba) Carmen Gómez (Diputada de Turismo) y Eulalio Fernández (Decano de la Facultad de Letras de la UCO). Foto: Diputación de Córdoba.

Ayer se presentaron en la sede de la Diputación Provincial de Córdoba los actos que se desarrollaran en la ciudad a lo largo del próximo mes en torno a la figura de Julio Romero de Torres. Si ya en 2014 destacaba la presencia de varias instituciones, tanto públicas como privadas, detrás del ingente trabajo desarrollado por Teo Fernández, hoy podemos ver cómo el programa crece cada año, en actividades y en colaboradores. Un buen ejemplo de cómo la suma de pequeños esfuerzos puede dar importantes frutos para la cultura.

Dentro de estas actividades están programadas, además de otras actividades, varias visitas temáticas por la ciudad, la emisión de programas especiales en una televisión local cordobesa (PTV) y varias conferencias, entre ellas las cuatro correspondientes a los cuatro viernes del mes, dentro del ciclo "Diálogos con la cultura" organizados por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Córdoba. Un ciclo que tocará inaugurar el viernes día 4 en la Posada del Potro (las otras tres conferencias tendrán lugar en la propia Facultad de Letras) con una charla sobre la evolución de esta histórica plaza cordobesa.

Más información y programa completo: www.julioromerodetorres.es

Una obra del Museo Thyssen de Málaga protagoniza el cartel.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Inglaterra es diferente - 4. Brexit.



En este último viaje también me ha sorprendido la cercanía de la gente en Inglaterra. Ese cercano (aunque casi totalmente incomprensible) how are you? del camarero el segundo día que visitamos el mismo pub; esos segundos, muy pocos, que transcurren entre que empiezas a desplegar el plano en una calle de Liverpool y que alguien se acerca preguntándote si necesitas ayuda...  De la misma forma, he comprobado con sorpresa lo cuidado que está el monumento a las Brigadas Internacionales junto al London Eye. Y también me he sorprendido al ver cómo la Tate Modern cuenta con una sala titulada Civil War. No Spanish Civil War, sino simplemente Civil War, en recuerdo de la nuestra, la de todos, la común. Nuevamente he vuelto con la idea de que el tópico del británico no les hace justicia.

Pero está el Brexit. Y me lleva a pensar que no todos los camareros serán tan agradables con los extranjeros como el del pub de Chorlton, ni todos los fans de los Beatles tan serviciales como el que nos enseñó The Grapes. Posiblemente muchos británicos se quedaron en casa, pero lo cierto es que de los que fueron a votar, fueron mayoría quienes no nos quieren. Y me da mucha pena, primero por los amigos, y luego por toda esa masa de desconocidos que, vistos de cerca, no están tan alejados de nosotros. Y también me apena, egoístamente, que los europeos perdamos poco a poco una parte tan importante de nuestra cultura. Me temo que ha vencido no sólo la mala política, sino también la incultura. Sólo espero que no nos dejemos arrastrar nosotros en su caída, que sin duda será larga. Y que, al mirar el futuro lejos de Inglaterra, sepamos entender que una vez tuvimos un pasado y una cultura común.

Ladrillo con la marca de la Legio IX Hispana, que actúa en el área de York entre los años 71 y 120. Museo de York.

sábado, 15 de octubre de 2016

Inglaterra es diferente - 3. Patrimonio, euros, libras.

Tate Modern (Londres): recogida de donativos en un museo gratuito.

Si en la anterior entrada me refería a la racionalización del gasto como una necesidad en nuestra política de economía patrimonial, ahora quiero hablar de la segunda parte de la ecuación: los ingresos. Dicho de otro modo ¿quién corre con los gastos que supone la conservación y puesta al servicio de la sociedad del Patrimonio Histórico? En este tema, las diferencias entre el modelo británico y el español son todavía más evidentes.

Ya he comentado en las entradas anteriores cómo me da la sensación de que el público inglés se siente más cercano a su Patrimonio Histórico que el español. Y eso se nota también cuando llega la hora de rascarse la cartera. Mientras nosotros esperamos tranquilamente que el Estado, la Comunidad Autónoma, el Ayuntamiento o una Fundación corran con todos los gastos, los ingleses también están acostumbrados a participar a la hora de pagar. Y no nos equivoquemos: no se trata de criticar a "papá Estado". Mirad si estarán acostumbrados en el Reino Unido a apoyar desde las instituciones públicas la oferta cultural que la mayoría de los grandes museos tienen entrada gratuita.

Lo que ocurre es que los ingleses van más allá, siendo conscientes de que, aunque el Estado va a correr con los gastos de funcionamiento, las instituciones culturales pueden recabar ingresos extras que les permitirán ampliar su oferta cultural. La Tate Modern funciona con presupuesto público; pero si todos ponemos esas 4 libras que nos piden en la entrada, no sólo nos aseguraremos de que el museo pueda mantenerse abierto con entrada gratuita para aquellos que no puedan pagarla, sino que el centro podrá programar más exposiciones, editar más catálogos, ofertar más actividades didácticas. Y creo que el público británico tiene perfectamente asumido que esa es su responsabilidad. Y en un alto porcentaje, colabora con esas 4 libras.

La participación ciudadana en la generación de ingresos, en esta especie de "micromecenazgo", se refleja también en la pertenencia a asociaciones. Hay asociaciones relacionadas con los castillos, con jardines y palacios... aunque la más significativa me parece el English Heritage, de la que ya he hablado en las entradas anteriores. Como turistas, esta organización nos permite adquirir tickets conjuntos para diferentes espacios, con un interesante ahorro. Como británicos o residentes, muchas personas apoyan la conservación y difusión de su Patrimonio Histórico haciéndose socios -aportando así su apoyo económico-, convirtiéndose en público fiel que repite su visita y, en ocasiones, colaborando también como voluntarios en los espacios gestionados por esta entidad.

Cuando uno comprueba cómo sus amigos británicos son socios de una entidad dedicada a la gestión de espacios patrimoniales o naturales, piensa que a los gestores del Patrimonio en Inglaterra les ha tocado la lotería. Pero no. Resulta que es verdad que en Gran Bretaña, al Patrimonio Histórico le toca la lotería todas las semanas.

The National Lottery restaura el Patrimonio Histórico. Buxton. Inglaterra.

Parte de los beneficios obtenidos por la Lotería Nacional británica revierten a la sociedad en forma de apoyo directo a la cultura y al Patrimonio Histórico. Y, si hasta ahora he dicho que en cuestiones de gestión de Patrimonio Inglaterra es diferente, en muchos casos mejor, ahora prefiero callarme los calificativos, porque en el caso de las loterías no es que los británicos nos saquen ventaja, es que nos sacan los colores. Vamos a ver dónde van a parar los beneficios de loterías en Reino Unido y en España, aunque os puedo avanzar que sorprende tanto lo cuidado que está el Patrimonio Histórico inglés como el elevado nivel económico de la Liga de Fútbol Profesional en España. Y no es casualidad.

No me ha resultado nada fácil encontrar datos sobre el "reparto de beneficios" de Loterías y Apuestas del Estado. Y, sinceramente, viendo lo que he visto no me extraña: si yo tuviera que explicarlo me daría vergüenza. No sé si mi información estará totalmente actualizada, ya que lo mejor que he encontrado para ver cómo hacen el reparto ha sido un Real Decreto de hace 25 años (RD 419/1991). Tampoco si las cifras actualizadas, correspondientes a 2014, están correctamente tomadas, ya que el único lugar donde las he encontrado ha sido en el pdf de los Presupuestos Generales del Estado de 2015. Un poco escondidos los datos, pienso yo, en un país en el que hay tantos presumiendo de transparencia (¿no será "tramparencia"?). Desde 1991, la recaudación íntegra de las loterías se reparte del siguiente modo:

  • 55 % para premios.
  • 10'98  % para las Diputaciones Provinciales.
  • 10 % para la Liga de Fútbol Profesional.
  • 1 % para el Consejo Superior del Deportes, que lo dedicará a otras categorías de fútbol.
  • El resto, deducidos los gastos, para el Tesoro Público.

Aunque no sé si los datos son totalmente correctos (muy escondidos que los tienen...), en 2014 creo que los ingresos globales fueron de algo más de 8.447 millones de euros; con lo que la Liga de Fútbol Profesional, principal beneficiaria de nuestra lotería, se habría embolsado casi 850 millones de euros. Sin embargo, no encuentro ninguna referencia a estas importantes cifras en el informe económico del fútbol profesional español. Que no digo yo que las cifras no estén bien, pero claras y accesibles... me parece que no. En cualquier caso, 850 millones de euros no es mala cantidad, teniendo en cuenta que la LFP es una entidad privada, una asociación formada por diferentes Sociedades Anónimas Deportivas (los multimillonarios clubes de fútbol), y a pesar de eso se lleva los beneficios de una entidad pública como es Loterías...  Supongo que lo mejor es que a nadie se le ocurrirá volver a decir que hay que privatizar Loterías, una vez que queda claro que ya se privatizan directamente sus beneficios. Tanto en la web como en su publicidad televisiva, Loterías destaca la colaboración publicitaria del organismo público con la cultura y el deporte. Para tapar vergüenzas, supongo. Porque es una verdadera vergüenza que nuestra lotería no tenga un fin social, cultural o deportivo, sino que únicamente beneficie a los más grandes del fútbol. No tengo otro calificativo: vergonzoso.

En todos sitios cuecen habas, me puede decir alguien. Pues parece que no en Inglaterra, o al menos no las cuecen como nosotros. Al buscar la información, lo primero que sorprende es lo rápido que, a través de la web del organismo público británico, se accede a la información sobre el destino del dinero de loterías. Y con gran facilidad se accede también a la información contable, desglosada para hacerla fácilmente entendible por cualquiera. Todos los datos a un clic, en un verdadero ejercicio de transparencia que contrasta con nuestra "tramparencia". Así, podemos ver cómo en el año que cerró el pasado 31 de marzo de 2016 destinaron a proyectos más de 1.900 millones de libras. Un dinero que es posible seguir proyecto a proyecto y pueblo a pueblo a través de la misma página web. Y, por supuesto, sus fórmulas de reparto de los beneficios, que también aparecen claramente expresadas en su web, son muy diferentes a las españolas:
  • 40% para proyectos sociosanitarios.
  • 20% para deporte.
  • 20% para artes.
  • 20 % para Patrimonio. 

Las cuentas claras. En España... chocolate.

Un reparto que parece claro, lógico, que da envidia. Mucha envidia. Como también lo da el hecho de que, según estos datos, destinaron 380 millones de libras a proyectos relacionados con el Patrimonio Histórico. No es que Inglaterra sea diferente; es que a veces debería darnos vergüenza. Aunque sólo fuera algunas veces.