martes, 15 de febrero de 2011

Renacimiento y Olivos

El Salvador (Úbeda). Capilla funeraria de Francisco de los Cobos, secretario de Carlos I omnipresente en estas tierras, proyectada por Diego de Siloé y culminada por Andrés de Vandelvira.


Jaén, paraíso interior es la frase con la que se intenta promocionar el turismo en la provincia giennense. Este fin de semana tuvimos la ocasión de volver a visitar algunos de los puntos más interesantes de la zona de Úbeda y conocer algún lugar nuevo. Aceite y Renacimiento, un buen combinado. Visitamos tanto el castillo de Canena como la ciudad de Úbeda, muy directamente ligados a Francisco de los Cobos y a la obra arquitectónica de Vandelvira. Renacimiento en estado puro. Como no podia ser de otra forma, estando en esta comarca también aprendimos algo sobre aceite -a través de una introducción a la cata- y sobre su historia -en el llamado Museo de la Cultura del Olivar de la Hacienda la Laguna, próximo a Baeza-.


 
En medio de un mar de olivos, la visita comenzó con una cata de aceites dirigida por mi hermana Anuncia. Aunque está mal que yo lo diga, el primero de los privilegios de los que disfrutamos estos dos días. Con gran facilidad pudimos diferenciar unos aceites lampantes de dos variedades diferentes de aceites de oliva virgen extra que se producen en la zona. Una iniciación a eso que parece tan difícil, la cata de aceite, donde pudimos no sólo diferenciar las calidades, sino comprender las grandes diferencias entre aceites refinados (sin olor, sin sabor, sin color), lampantes y vírgenes extra.


El lugar elegido para la cata fue el Castillo de Canena, que visitamos guiados por su propietario, Francisco Vañó.  Otro privilegio, sin duda. Es una obra arquitectónica de Vandelvira que, por encargo de Francisco de los Cobos, transformó en palacio renacentista el antiguo castillo medieval. Y la imagen esencial de una marca productora de aceite virgen extra de gran calidad. Que, por supuesto, catamos.

Castillo de Canena. Galería superior del patio principal
Castillo de Canena. Detalle de la arcada de la galería exterior
No muy lejos de Canena se encuentra la Laguna Grande, que da nombre a la hacienda que alberga el Museo de la Cultura del Olivar. Es un lago artificial creado a partir de un pequeño humedal preexistente para la puesta en regadío del olivar circundante. Aves acuáticas, paisaje y olivares convierten en muy ameno el paseo por el camino que bordea la laguna.

Paisaje en el entorno de La Laguna Grande
Un agradable paseo en el entorno de la laguna
El llamado Museo de la Cultura del Olivar es un proyecto inacabado. En la actualidad, es una simple exposición permanente que no cumple con ninguno de los requisitos necesarios para poder recibir el nombre de museo. Sin embargo, la visita merece la pena y permite conocer los métodos históricos de obtención del preciado aceite de oliva. Molinos de diferente tipología, prensas manuales, de torre o de viga se exponen en espacios de iguales características a los que albergaban estas máquinas originalmente. Quienes nos dedicamos a este mundillo del patrimonio y los museos diríamos que es una exposición de objetos contextualizados. Todo ello en el marco incomparable -perdón por el tópico- de una instalación aceitera de indudable interés, que cuenta con una impresionante bodega a cuya inauguración asistió Alfonso XIII. Un centro, en definitiva, bien ideado y con múltiples posibilidades, pero inacabado. Tiene una página web propia, pero no está activa en estos momentos.

Museo de la Cultura del Olivar. Molino "de sangre"
Museo de la cultura del olivar. Prensa de viga.

También privilegiada fue nuestra entrada en Úbeda, donde comenzamos visitanto la alfarería Tito, una de las más reconocidas e importantes de la ciudad. Juan Pablo Martínez "Tito" y su hijo nos enseñaron el proceso de trabajo en el torno, y nos explicaron las formas y los usos de múltiples piezas antiguas de su colección, que pueden visitarse en la tienda que poseen en la céntrica plaza del Ayuntamiento de Úbeda.

Alfarería Tito. Juan Pablo, en pleno proceso de trabajo
Tras la visita, recorrimos las calles de Úbeda, con las impagables explicaciones de Adela Tarifa, doctora en historia por la Universidad de Granada, catedrática de historia en el instituto "San Juan de la Cruz" de esta ciudad, vicedirectora del Instituto de Estudios Giennenses, miembro de la Real Academia de Córdoba y académica correspondiente por Jaén de la Real Academia de la Historia. Sus amenas explicaciones permitieron relacionar el arte ubetense con la historia de España, y entender el contexto en el que esta ciudad medieval se transformó, en buena parte a través de la actividad de Francisco de los Cobos y su famila, en la Úbeda renacentista que conocemos.

Para terminar con buen sabor de boca, y antes de volver hacia Los Pedroches, Andrea, italiano afincado hace años en Úbeda, nos guió por el interior de la Capilla del Salvador. Es gerente de la empresa de interpretación del patrimonio histórico ubetense Artificis, que se encarga de la conservación y difusión de la Capilla, perteneciente a la Casa de Medinaceli. Sus conocimientos sobre el monumento, pero sobre todo su entusiasmo y su gran capacidad didáctica sirvió como broche de oro a un magnífico fin de semana por tierras de Francisco de los Cobos. Un verdadero privilegio.

Parte del grupo, ante la Capilla del Salvador.

4 comentarios:

Andrea dijo...

Muchas gracias por el piropo Juan Bautista. Cuando uno disfruta con lo que hace se siente afortunado y trata de transmitir el entusiasmo que despiertan la historia y el patrimonio con el que "convive".
Me quedé con la gana de enseñarós la Sinagoga del Agua. Más aún ahora que he ojeado algo de tu blog. No dejes de venir a Úbeda en cuanto puedas y lo haremos.
Un saludo.
Andrea Pezzini

ArtificiS
Servicios Turísticos-Culturales
Calle Baja de El Salvador, 2
23400 Ubeda (Jaén)
ESPAÑA

Tel. (+34) 953 75 81 50
Fax (+34) 953 79 26 08
Mov. (+34) 655 55 33 40

info@artificis.com
www.artificis.com
www.artificisturistica.blogspot.com

Conrado Castilla dijo...

Una magnífica visita sin duda. Próximamente (para el 5 de marzo) la asociación Piedra y Cal va a visitar Lucena, no es Úbeda pero a buen seguro que les merecerá la pena, si te apetece, aqui estamos. Un abrazo.

Anuncia dijo...

Fenomenal resumen, pero has obviado la "cultura gastronómica", y considero que entre quienes leen este blog y quieran repetir la experiencia, le será de gran utilidad. El Restaurante El Sarmiento, de Baeza, se llevó la máxima nota. Tambien estuvo genial la comida de la Escuela de hostelería La Laguna, la taberna el Pájaro de Baeza y la gran amabilidad en el Libra de Úbeda. ¡Animo!

Su dijo...

Estupenda crónica. Somos un blog admirador de la labor de tu hermana que nos ha enseñado un montón de cosas cuando hemos estado en Ubeda aprendiendo sobre aceite.
Andrea nos acompañó todo el fin de semana, y esa pasión que nos contagió no se nos olvidará jamás.

Gracias por dejar tu crónica resumida en este magnífico blog